Menos plástico, más Lush

Desde champús sólidos hasta bombas y aceites de baño, los productos sin envases no son, precisamente, algo nuevo para Lush. Pero en un momento como el que estamos viviendo, donde la contaminación por plástico se ha convertido en un problema para el planeta, hacer cosmética libre de envases cobra todavía más sentido.
Los envases son historia

Los envases nacieron por la necesidad de guardar y transportar objetos y alimentos. Hace cerca de 11.000 años, los nómadas se trasladaban de un sitio a otro en busca de recursos y tenían que llevar sus pertenencias con ellos, sobre todo las imprescindibles para sobrevivir, como frutas, verduras, frutos secos, semillas y cualquier otro excedente de comida.

Hoy en día los envases tienen la misma finalidad: almacenar y proteger objetos y comida. Con una gran diferencia, ahora necesitamos envases para guardar muchas más cosas, y más diversas. Todo lo que se compra y se vende viene envasado, lo que ha generado demasiados desperdicios.

Los primeros envases

Uno de los primeros envases que usó el hombre fueron las hojas. Tienen dos características que las hacen idóneas para envolver alimentos: flexibilidad y fortaleza, de esta forma protegían la carne y los frutos secos, por ejemplo. Además, algunas partes de los tallos de las plantas se podían usar para cerrar mejor los paquetes.

Una vez que el hombre desarrolló herramientas primitivas empezó a utilizar otros materiales para dar forma a los envases. El jícaro, de la misma familia que las calabazas, fue uno de ellos. El exterior de este fruto es impermeable y el interior resulta un contenedor resistente y duradero.

Tip 01Siempre a mano

Un 60% de lo que acaba en el cubo de la basura se podría haber reciclado, entonces, ¿por qué no hacer que el reciclaje sea más fácil? Puedes colocar los cubos de basura a mano o reutilizar eso que normalmente tirarías, como los tarros de vidrio, que se pueden convertir en un florero o en un portavelas.

La utopía de vivir sin envases

La utopía de vivir sin envases

Aunque parezca lo más normal del mundo, eso de que todo lleve plástico es un concepto bastante nuevo y cuesta imaginar la vida de otra forma. Antes las personas utilizaban una gran variedad de materiales naturales como envases. Lo normal era volver a llenarlos al hacer la compra o usar el mínimo embalaje. Ahora que las cosas se están poniendo feas, fijarnos en el pasado puede ser la mejor idea para enfrentar los retos del futuro. ¿Te imaginas un mundo sin envases de usar y tirar? En realidad no hay que usar tanto la imaginación.
#NastiDePlasti #PlasticFreeGoals

¿Tú también pasas del plástico? Comparte tus trucos y únete a la revolución.